martes, 13 de octubre de 2015

Reanimación.net. ¿Qué hago si no puedo ventilar por la máscara facial?.

No se mueve el tórax, no hay capnografía, comienza la desaturación, bradicardia… Algo anda mal…
En un artículo reciente recordamos algunos conceptos básicos sobre ventilación con máscara. Analizamos también los predictores de una ventilación difícil. Los signos de ventilación difícil son:
  • Ausencia de movimientos del tórax
  • Escape abundante de aire por los bordes de la máscara
  • Cianosis
  • Desaturación
  • Inestabilidad hemodinámica
  • Ausencia de dióxido de carbono espirado
Algunos problemas frecuentes y su solución son los siguientes:
  1. Mal sello de la máscara: se identifica por escape de aire, ausencia de expansión torácica o dificultad para apretar la bolsa. Algunas soluciones son: optimice la posición de la máscara y el levantamiento mandibular, optimice el sello con las mejillas, utilice una cánula orofarínea o nasofaríngea y asegúrese que el equipo no tiene fugas u obstrucciones. Si no logra solucionarlo, utilice inmediatamente un dispositivo supraglótico.
  2. Obstrucción de la vía aérea: se identifica por alta presión de vía aérea, pobre movimiento del tórax, cianosis y desaturación. Algunas soluciones son: optimice la posición de la cabeza (extiéndala levemente), utilice técnica a dos manos, use una cánula orofarínea o nasofaríngea, considere laringoespasmo y descarte oclusión del equipo. Si no logra solucionarlo, utilice inmediatamente un dispositivo supraglótico.
  3. Vello facial abundante: considere aplicar gel acuoso o un apósito húmedo para mejorar el sello. Intente instalar rápidamente el dispositivo supraglótico o tubo endotraqueal.
  4. Falta de dientes o mejillas hundidas: considere dejar la dentadura artificial si está en buen estado y firme, use una cánula orofarínea o nasofaríngea, apoye el borde inferior de la máscara sobre el labio inferior del paciente y/o solicite a un ayudante que pegue la máscara a las mejillas.
  5. Pacientes obesos: la preoxigenación es esencial (ojalá con presión positiva continua), idealmente con la cabeza levantada 5º-10º. Utilice técnica a dos manos, con cánula orofaríngea o nasofaríngea. Intente instalar rápidamente el dispositivo supraglótico o tubo endotraqueal.
Generalmente el uso de una cánula orofaríngea mejora significativamente la permeabilidad de la vía aérea, por lo que debe usarse precozmente. También se puede usar una cánula nasofaríngea, especialmente en pacientes conscientes. El uso de estas cánulas reduce los pacientes no ventilables a un 0,5%. Por lo tanto, se deben utilizar precozmente si predecimos una ventilación difícil.
Comentarios
  • Debemos acostumbrarnos a predecir a los pacientes que serán difíciles de ventilar. No toma más de algunos segundos y nos permite tomar las precauciones necesarias. La principal precaución es pedir ayuda a algún operador de más experiencia y tener siempre pensado un segundo plan.
  • La ayuda puede ser llamar al anestesiólogo o a un médico con más experiencia. Otra opción es diferir la sedación hasta tener resuelto cómo se va a actuar.
  • El segundo plan suele ser un dispositivo supraglótico que nos permita ventilar al paciente si hay problemas con la ventilación por la máscara. No retrase esta maniobra si la ventilación no está siendo efectiva.
  • Recuerde un secreto: el diámetro de la faringe aumenta si gira la cabeza del paciente hacia algún costado. Esto puede aliviar la obstrucción al flujo de aire. Pruebe a uno u otro lado. Es la misma razón por la que los ronquidos disminuyen al girar la cabeza.
  • Por último, recuerde que son estas medidas simples las que nos van a sacar de apuros: mejore la posición de la cabeza, ponga una cánula, pida ayuda, fije la máscara con 2 manos e instale un dispositivo supraglótico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario