jueves, 26 de noviembre de 2015

Redacción médica. Apnea, enemigo nº1 del neumólogo en 2025.

La apnea e hipoapnea del sueño se consolida en España. El libro blanco publicado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) revela que este síndrome mantendrá su tendencia creciente durante la próxima década, con un incremento del 4,2 por ciento, sólo cuatro décimas por debajo del porcentaje alcanzado durante los últimos 10 años.

El crecimiento del síndrome de la apnea e hipoapnea del sueño le sitúan como patología líder en previsiones de crecimiento, superando con un importante margen a los casos de cáncer de pulmón (3,8 por ciento); enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC, (3,6 por ciento); e hipertensión pulmonar (3,5 por ciento); así como fibrosis pulmonar y trasplante pulmonar (3,4 por ciento), que mantendrán el mismo ritmo que en los últimos 10 años.














Al contrario, se prevé un crecimiento más reducido en el número de casos de asma, que crecerá un 3,3 por ciento (dos décimas más que en la última década), así como en las exacerbaciones de los pacientes con EPOC, tromboembolismo pulmonar e infecciones, todas con un incremento estimado del 3,2 por ciento cada una.

El libro blanco de Separ apunta que el aumento en el número de consultas relacionadas con la apnea del sueño está vinculado, principalmente, a “una mayor sensibilidad hacia la patología y sus efectos por parte de otras especialidades médicas, que la derivan a neumología”. En este sentido, se ha percibido un incremento del 4,5 por ciento en el nivel de decantación de la apnea del sueño, siendo la más alta y seguida de la ventilación no invasiva (cuatro por ciento) y cáncer de pulmón (3,6 por ciento).

Sin embargo, la derivación interna no es el único motivo, ya que también se percibe una “mayor demanda por parte del paciente para su diagnóstico y tratamiento” y un “mejor diagnóstico”.

Mirar con buenos ojos la neumología

Los pacientes son, según los datos de la Separ, los que mejor valoran a los neumólogos. El 68 por ciento de los pacientes tienen una buena o muy buena imagen general de la especialidad, contra un 2 por ciento que tiene una mala imagen. Le siguen las clases médicas y otras especialidades (53 por ciento a favor frente a un 6 por ciento en contra), así como en la sociedad general (38 por ciento a favor frente a un 5 por ciento en contra) y las autoridades sanitarias (21 por ciento a favor frente a un 19 por ciento en contra).













La aprobación general radica en tres aspectos clave: la mejora de la calidad asistencial, el reconocimiento de otros profesionales médicos y la mejora en los ratios de eficiencia y ahorro sanitario. Sin embargo, también han aportado el interés de la industria farmacéutica y el orden de elección de la especialidad en el MIR.

Como asignatura pendiente para mejorar la imagen de la neumología, Separ destaca la necesidad de aumentar el liderazgo mediático, el reconocimiento social y la presencia en la Administración, además de promover un marketing más impactante y mejorar el atractivo para las nuevas generaciones de médicos.

10 recomendaciones

El libro blanco presenta un decálogo de medidas a considerar en el futuro neumólogo, como son: la monitorización de los factores de riesgo y la generación de nuevos datos epidemiológicos sobre las enfermedades respiratorias; realizar evaluaciones sobre los datos epidemiológicos en relación al gasto sanitario que suponen; adecuar la formación de los especialistas al nuevo modelo de troncalidad (con una duración de cinco años); potenciar la investigación; y reorientar la labor hospitalaria de los neumólogos hacia la atención ambulatoria.

La otra mitad de los consejos se resumen en: orientar, tanto hacia la atención a pacientes agudos como hacia la optimización de la atención de los pacientes crónicos agudizados, la asistencia en plantas de hospitalización; desarrollar las unidades de cuidados intermedios, las unidades multidisciplinares y las consultas monográficas; mantener y avanzar en el trabajo de acreditación de áreas monográficas y de certificación; continuar con el desarrollo del plan estratégico de la Separ; y trabajar en la definición y creación de redes asistenciales, con criterios de regionalización.

Acceda al libro blanco de Separ

No hay comentarios:

Publicar un comentario