miércoles, 14 de octubre de 2015

Ototoxicidad con azitromicina. Boletin Farmacovigilancia País Vasco.

La Unidad de Farmacovigilancia de la Comunidad Autónoma del País Vasco ha tenido conocimiento de 2 casos de alteraciones auditivas asociados con azitromicina,un caso de sordera y otro de acúfenos. El primer caso se trata de una paciente de 61 años con artritis reumatoide, HTA, hipotiroidismo y artrosis. Tratamiento habitual: Metoject®, ácido fólico, enalapril/hidroclorotiazida, calcio/vitamina D, Eutirox®. El 07/10/2014 inicia tratamiento con azitromicina 500mg/día por infección de vías respiratorias, durante 3 días. El 12/10/2014 presenta sordera, a fecha de 21/10/2014 persiste el cuadro. El segundo caso es una paciente de 32 años, sin antecedentes médicos de interés, que por una faringoamigdalitis inicia tratamiento con azitromicina (03/09/2014), presentando acúfenos. Se recupera una vez retirada la azitromicina.
Comentario: Durante los ensayos clínicos pre-comercialización de la azitromicina no se notificaron casos de alteraciones auditivas. Posteriormente, en la experiencia post-comercialización se han recogido casos de pérdida de audición neurosensorial, sordera y acúfenos lo que ha llevado a la modificación de las fichas técnicas de este fármaco. En 1994 se publicó la primera referencia de azitromicina y ototoxicidad (1). A partir de entonces, se han publicado otras series de casos de pérdida de audición. En general, eran en pacientes VIH, tratados con azitromicina para la infección por Mycobacterium avium complex, a dosis altas y durante tratamientos prolongados (500 o 600 mg/día durante varias semanas) (2). Se resolvía a las 2-4 semanas de disminuir la dosis o suspender la azitromicina. Por otra parte, también hay casos aislados en los que esta pérdida de audición se ha relacionado con dosis bajas y tratamientos cortos de azitromicina en individuos sanos (3,4), siendo irreversible en algunos de ellos. Hay una plausibilidad biológica entre la ototoxidad y la azitromicina, basada en casos previos con otros macrólidos como eritromicina y claritromicina. No se conoce el mecanismo exacto, especulándose con varios, afectación de la secreción transepitelial de potasio en la cóclea, mutaciones en el ADN mitocondrial, entre otros. Además, la azitromicina se distribuye rápidamente en los tejidos, lo que lleva a concentraciones intracelulares mayores que los niveles en plasma, lo que puede contribuir, en algunos pacientes incluso a dosis bajas, a esta toxicidad (4).En la base de datos deFarmacovigilancia de la Agencia Europea de Medicamentos (EudraVigilance), a fecha de 5 de noviembre de 2014, había 6.455 notificaciones de sospechas de reacciones adversas para azitromicina, de las cuales 321 eran trastornos del oído y del laberinto y de estas 220 pérdidas de audición. La desproporción de notificación de pérdida de audición (Reaction HLT) es PRR=8,68; IC95% (7,62-9,90) CHI^2=1.480,1063, lo que indica que se notifican más pérdidas de audición con azitromicina que con el resto de medicamentos.
1. Wallace MR, Miller LK, Nguyen MT, Shields AR. Ototoxicity with azithromycin. Lancet.
1994 Jan 22;343(8891):241
2. Tseng AL1, Dolovich L, Salit IE. Azithromycin-related ototoxicity in patients infected with
human immunodeficiency virus. Clin Infect Dis. 1997 Jan;24(1):76-7
3. Ress BD1, Gross EM. Irreversible sensorineural hearing loss as a result of azithromycin
ototoxicity. A case report. Ann Otol Rhinol Laryngol. 2000;109(4):435-7
4. Mick P1, Westerberg BD. Sensorineural hearing loss as a probable serious adverse drug
reaction associated with low-dose oral azithromycin. J Otolaryngol. 2007 Oct;36(5):257-63

No hay comentarios:

Publicar un comentario